domingo, 19 de junio de 2011

Algo.

El dolor suele ser necesario para parar y decir basta.
Y cuando es intenso,localizado e insoportable,sirve para pensar lo que uno està haciendo.Si es correcto o no.Y si hace bien o no.Hoy descubrì que el rumbo que habìa tomado no era el correcto.Rompì un par de cosas de cristal sumamente delicadas y ahora,siento que no tengo cara para enfrentarme al mundo.Alguien puso en mi la vergüenza otra vez.Asì que tengo que levantarme y afrontar la responsabilidad de mis actos.
Por ùltimo,el dolor conjuntamente con los errores,hace que aprendamos cosas.Hoy aprendì que la utocompasiòn deberìa estar en la lista de pecados capitales.NO sirve màs que para encerrarnos en nuestro pequeño mundo y olvidarse que hay màs gente afuera.No hace màs que dañar cosas,romper cristales finìsimos,carìsimos y sumamente fràgiles.Cristales que jamàs volveràn a pasar ante tus ojos,a menos que los cuides y los mantengas con vida.Se terminaron los 15 minutos de fama.Ahora es momento de brillar para siempre,asì que,si salgo de mi cascaròn,lograrè ver el Sol que me ha estado haciendo falta estos dìas.Porque la tormenta està pesada,sofocante.Se quiere quedar.Y yo le digo que no con la mano.
Publicar un comentario