miércoles, 29 de mayo de 2013

De lo más normal...

No sé ya cuánto hace que no escribía en el blog. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez, pero el retiro era necesario,un poco, supongo.
Ni siquiera he mirado qué fue lo último que publiqué y es que estoy con falta de tiempo, pero intentaré ponerlos al día de mi vida.
Como siempre, me encuentro trabajando, en el mismo lugar. Este año con algunos cambios en la escuela, lo cual está bien. Pero se me ha pasado tanto el tiempo! Ya en una semana comienza junio, nuevamente. Y en un mes, estaré en mis esperadas vacaciones de invierno. Qué lindo! Y estoy muy ansiosa pues tengo pensado traerme a dos de mis alumnos a casa, si todo sale bien. Así que tendré unos días para divertirme con ellos. Jajjajaa. Ya me lo puedo imaginar. Quienes me conocen saben lo mucho que me gusta pasar mi tiempo con ellos. Así que para mí será algo bueno y espero que para ellos también.
Por otra parte, tendré tiempo para descansar, para tocar la guitarra, leer mucho y escribir.
Les cuento que este año estoy muy estudiosa. Con muchas ganas de aprender muchas cosas nuevas. Y es que dormir me hace bien. Se me ha ido el vicio de estar hasta la madrugada en internet, por lo tanto, me acuesto muy temprano y leo o escribo o dibujo...eso me ayuda mucho a despejar mi mente.
Estoy yendo a clases de italiano. Por el momento no soy muy buena, pero espero mejorar con esfuerzo. Quizás pueda comenzar francés, un idioma que siempre quise aprender. Y por mi parte estoy estudiando noruego, on line, y no es tan difícil salvo la pronunciación jejejeje
Mentalmente he viajado a Europa centenares de veces este año. Espero que en un par de años eso se haga realidad de una vez por todas.
Cambiando de tema, últimamente he estado un poco melancólica. No sé bien qué me pasa, con lo bien que había comenzado el año...
Venía caminando y pensando que quizás sea por todos estos días de lluvia que hemos tenido. El sol no se ha dejado ver con mucha frecuencia y a eso sumémosle que de no ser por el trabajo, casi no salgo de casa. Además, estas últimas semanas he estado un poco enferma, con gripe, un poco de fiebre, por lo tanto no he salido los fines de semana para intentar recuperarme. Tampoco he visto a mis amigos, a quienes ya extraño, ya sea para hablar en serio o pavadas...en fin.
Y encima, otra cosa: debido a que en mi habitación no tengo ventanas y como me paso la mayor parte de mi tiempo ahí, tampoco he tenido oportunidad de ver el sol ni por asomos. jajajaa
He sentido la necesidad de salir por las tardes los sábado o domingos y sentarme en el pasto, al sol, a leer.Pero tampoco ha sido posible. Ojalá este fin de semana esté lindo. Todavía no me recupero del todo de la gripe, pero bueno, la voy llevando. Y éste frío como que mucho no ayuda.
Otra vez ando con esa necesidad de ALGO sin saber bien qué es. Cómo no sé qué busco, imposible saber por dónde empezar. Y necesito tiempo para sentarme y reflexionar de nuevo el rumbo que mi vida va tomando día a día. Eso necesito tiempo. Como siempre, el tiempo que me persigue cual si fuera yo una prófuga.
Ojalá no existieran los relojes, y ojalá nuestra vida no tuviera que estar marcada por el constante tic tac del pasar de las horas. Sería todo tan distinto. Uno podría tomarse el tiempo para hacer lo que quiera con paciencia y con amor y no a las apuradas, de mal humor y mal.
Cuando el tiempo apremia, uno comienza a perder la paciencia. Cuando el tiempo apreta, uno comienza a darse cuenta de lo rapido que se pasa la vida y de cómo la desperdiciamos y gastamos nuestra energía en cosas tan tontas.
Y lo que de verdad importa, dónde queda? Pues en la nada...
He perdido la costumbre de mirar los pequeñitos detalles de la vida. He perdido la costumbre de mirar. Algo que cultivé durante tanto tiempo para que en pocos meses, se fuera al carajo. No sé dónde estoy,es como si en este momento estuviera en atravesando un túnelo muy oscuro y no logro ver la luz al final. Y eso me da un poco de claustrofobia. Supongo que por eso también, mis estados de ánimos han ido variando de los muy bueno, a los mediocre.
Estoy. Eso simplemente. Y cuando leo, me escapo un poco de la realidad. Pero es que la realidad me agota, me estresa. Estoy cansada de ver todo tal y cual está y mi voluntad se ha quedado dormida profundamente como para que me den ganas de hacer algo al respecto. QUIERO, pero ella no me acompaña. Aunque quizás esté pasando por un estado de latencia.A lo mejor se ha ido a dormir durante el invierno y vuelva con la primavera.
En fin, no tengo muchas noticias para contar. Todo trascurre más o menos igual. De todas maneras, como buena pisciana que soy y soñadora empedernida, no pierdo las esperanzas de que la cosa mejore, porque así será, de un momento a otro. Tampoco me preocupa pasar este túnel. Debe de ser parte de esto de buscarse a uno mismo todo el tiempo. Por momentos, creo que he visto mi sombra deambulando por ahí. Ya veré cómo hago para encontrarme cara a cara conmigo. por el momento, escribiendo y sacando todos estos pensamientos.
Hasta la próxima entrada.
Espero ponerme un poco las pilas con este asunto. Lentamente, como la tortuga que siempre fui.
Mis saludos, estimados lectores.

Publicar un comentario