sábado, 3 de agosto de 2013

"Y que la vida es así...que te da solo pa' quitarte"

El título de esta entrada nada tiene que ver con el contenido...quizás.
Necesito escribir. Hoy ha sido un día duro. Igual que ayer.
Ayer jueves, uno de mis cobayitos se puso muy mal. Estuve con él todo el día, cuidándolo y haciendo lo que pude hacer, pero no fue suficiente, pues hoy partió, dejó este mundo.
No todo el mundo tendrá la capacidad de entender el dolor que siento ahora, pero cualquiera que ame a sus mascotas y los sienta como un integrante más de la familia, entenderá el dolor que se siente cuando una de ellas nos deja.
Bueno, ese dolor es el que siento ahora. Nunca he tenido mala suerte con mis mascotas, salvo por un hamster que tuvo una muerte trágica cuando yo era muy chica. Lo peor de todo, es que esa vez, fue culpa mía. Por algo accidental.
Pero en general, siempre las he cuidado mucho y siempre les he dado todo mi amor, pues, desde mi punto de vista, los animalitos son seres vivos como cualquiera de nosotros, con alma, con sentimientos, y con una vida que uno debe de preservar y cuidar, porque al adoptar una mascota, uno se hace responsable-conciente de que es nuestro deber velar por ellas. Jamás se me cruzaría por la mente abandonar a uno de mis animalitos, o de matarlo, como hacen muchas personas. Muchas personas a las que realmente no comprendo. Y probablemente ellas tampoco me comprenderán a mí cuando digo que valoro y venero más la vida de un animalito que la del mismo humano. Perdónenme, humanos que estén leyendo, pero así es. Por el simple hecho de que no hay maldad ninguna en un animal, a diferencia de nosotros, los humanos.
Por eso, es que la pérdida de hoy me ha dolido muchísimo. Aún así, lo vi sufrir mucho estos últimos dos días, y lo vi perder el brillo de sus ojitos y de dejar de ser el alegre cobayito que nos hacía morir de risa con sus locuras. Lo peor no fue verlo partir, pues desde hace mucho tiempo me queda muy claro(quizás, desde muy pequeña), que todo ser vivo cumple un ciclo. Eso puedo aceptarlo, con madurez. y esto se hace extensible en cualquier pérdida que tenga. Lo comprendí duramente cuando murió mi tía abuela. Fue duro, pero lo superé. Y luego lo fui comprendiendo a lo largo de mi vida con la pérdida de mis dos abuelas y finalmente logré poder aceptarlo con la pérdida de mi padre. Lo peor, no es saber que se van. Lo peor, es ver que sufran. Y lo que más me dolió en este caso, fue verlo sufrir. Por un lado, siento el alivio de que ya no esté pasando mal. Por otro lado, no puedo quitarme de la mente estos dos días en que lo vi muy mal, sobre todo hoy. Y eso me hace pensar y recordar un poco en cuando partió papá, hace dos años. Él también sufrió en sus últimos días, y fue muy duro para todos. Duro y angustiante. Pero con el tiempo entendí que era mejor eso al sufrimiento. Nadie en esta vida( y esto lo extiendo a cualquier ser vivo), merece sufrir antes de morir. No es justo. Pero creo que nadie se interesa en eso. Cuando se habla de humanos, en general la gente piensa "Y sí, con lo mala persona que era, ahora está sufriendo para pagar todo lo que hizo", y no....no creo que sea así.
Y últimamente he estado pensando bastante en la muerte y en la vida. Hace unos días pensaba que, la muerte no es tan mala, es parte de nuestro ciclo. De hecho, si supiera que voy a morir en unas semanas, no me preocuparía por el hecho en sí de morir. Más bien, me preocuparía en si he logrado aprender algo en esta vida, en si he logrado llevar a cabo mi misión(la cual, por mí misma, aún no he descubierto). Me preocupa más el sufrimiento antes de la muerte. Será que todas las pérdidas de seres queridos por las que he pasado, en todas ha habido sufrimiento. A veces físico, a veces espiritual.
Y he pensado...pensar, que no somos más que un granito de arena en todo el universo, cada uno de nosotros. Tenemos tan corto tiempo comparado con todo el tiempo del universo. Por qué pasarnos nuestras vidas preocupándonos por el mañana o por el ayer? Yo creo que lo que ya pasó, ya pasó. Lo que no hicimos cuando lo teníamos que hacer, no lo hicimos. Y si tomamos alguna decisión que no era la correcta, a apretar los dientes y aguantar. Por algo dicen que "no hay mal que dure 100 años". Todo en esta vida pasa, fluye. Y nosotros debemos dejar fluir todo, y fluir nosotros también. Disfrutar el hoy, vivirlo y aprender, esa debería ser nuestra preocupación. El pasado, ya fue. Y del futuro, no sabemos nada, porque no somos adivinos. Incluso, a veces creo que aunque alguien adivine nuestro futuro(que no descarto jamás la idea de que exista gente con esa capacidad), y nosotros seamos concientes de que tal o cual cosa sucederá, ¿No cabe la posibilidad de que tomemos otras decisiones y todo cambie?
Aún así, como decía el personaje femenino de Terminator 2(O'connor creo que era de apellido, pero no recuerdo el nombre), "El futuro es incierto". Y esta frase la escuché en esa película cuando tenía quizás menos de 12 años, y quedó grabada en mi mente a fuego. Nadie sabe qué acontecerá mañana, por lo tanto, no hay que preocuparse, porque lo que tenga que pasar, pasará.
Por suerte, hace tiempo emprendí mi camino para dejar el pasado atrás y para olvidarme del futuro. Pienso en el hoy. Ya no más atormentarme con cosas que ya pasaron, de todas he intentado sacar una enseñanza, fueran buenas o malas. Y me ha costado horrores enfrentarme a viejos fantasmas del pasado, pero lo voy logrando con mucha perseverancia.
Y justo anoche, de casualidad, o quizás era el momento indicado(como ha pasado tantas veces), llegó un libro a mis manos, o más bien a mi pc. Uno de Brian Weiss, "Lazos de amor". Lo empecé a leer y lo dejé para hoy porque recordé que hace años atrás se lo había regalado a mamá. Así que hoy lo retomé, en la tarde, y ya voy llegando al final.
Brian Weiss, para quienes no lo conocen, es un psiquiatra estadounidense. Un libro de él muy popular es "Muchas vidas, muchos maestros". Excepcional libro. Pero creo que para leer lo que escribe, la persona debe tener cierta apertura mental porque de lo contrario, no se creerá ni una palabra de lo que narra. Obviamente si la persona tiene arraigada ciertas creencias religiosas que van en contra de la reencarnación, tampoco le creerá. En "Muchas vidas, muchos maestros" él nos cuenta la experiencia que tuvo con una de sus pacientes, quién acudió a él por diversos miedos y problemas que tenía. Este decide tratarla con hipnosis y haciendo una regresión a su infancia para encontrar en qué momento se generaron en ella esos miedos. Y he aquí que en una de esas regresiones, ella se va tan atrás en el tiempo que comienza a recordar vidas anteriores de su alma. Me maravilló extremadamente todo lo que contaba, pues si bien creía en la reencarnación hasta antes de leerlo, nunca había podido explicármela bien a mí misma. Simplemente lo intuía. Y cuando lo leí, me pareció genial. En fin, sin irme mucho por las ramas y para conectar un poco todo. Hoy comencé a leer ese libro, "Lazos de amor". Por el momento, me he enterado que trataba a dos pacientes y que ambos habían sufrido la pérdida de un ser querido, lo cual los había llenado de angustia. Ambos acudían a él, si mal no entendí, para intentar mediante hipnosis y regresiones, encontrarse con esos seres queridos(No en la realidad, obviamente, sino, en otro plano). Creo que para algunas personas es un poco difícil aceptar estas teorías, por llamarlas de alguna forma. Yo suelo ser bastante racional, y muchas veces no creo en "ciertas" cosas si no las escucho de boca de alguna persona de ciencias. Es que hay mucho chanta en la vuelta, mucha información esparcida por ahí y a veces discriminar entre lo real y lo ficticio se hace complicado.
Volviendo al libro, porque me estoy extendiendo mucho: creo que una de las cosas más importantes que este libro quiere transmitir, es la idea de una continuidad del alma. Nosotros no somos el cuerpo físico, somos almas, que pasamos de un cuerpo a otro, para aprender y en otros casos, para enseñar. El cuerpo simplemente sirve como un envase que nos ayudaría a poder estar en este plano para poder cumplir con nuestra misión terrenal, que probablemente sea también una misión astral(se llamaría así, si me refiero a mi alma, no? Porque esto no lo leí, sólo son conjeturas mías). En fin, él les hace regresiones a estas dos personas y cuentan de sus vidas pasadas y en casi todas, sus seres queridos y más allegados, han estado presentes en sus otras vidas, pero en diferentes roles. Como decía antes, es eso, transmite la idea de la continuidad de nuestras almas. Y creo, a mi entender, que lo que quiere que ellos vean(para mitigar ese dolor que sienten por la pérdida de sus seres queridos), es que, tarde o temprano, volverán a reencontrarse con ellos, en otras vidas. Su paciente le cuenta que en otra vida vivió en una especie de tribu, donde no celebraban un nacimiento ni lloraban la muerte de nadie, porque ellos sabían que el alma era infinita, que volvía, una y otra vez. Por eso, no se ponían tristes cuando alguien partía.
Y leer esto, justamente hoy, me pareció una especie de bálsamo para mi alma, que ya estaba un poco dolorida. Y como creo en la reencarnación, me queda claro que en algún momento, me reencontraré con los seres que he perdido en esta vida. Por eso la muerte no me preocupa. Aunque no deja de entristecerme un poco. En el caso de hoy, me preguntaba si con los animalitos pasaría igual, si quizás, cuando yo muera y vuelva a nacer, me volvería a reencontrar con mi querido Hedwig, porque me queda bien claro que con los humanos es posible.
Y en cierto modo eso me pasa con Daysi(mi perra), incluso antes de haberme enterado de estas cosas. Siempre tuve la sensación de que con ella hay una conexión que va más allá de todo lo que pueda explicar con palabras. Su mirada suele transmitirme cosas. Ahora, será que es posible o será que yo estoy loca? No lo sé. Quizás algún día pueda averiguarlo.
Ahora que me he tenido que concentrar para escribir todo esto, me siento un tanto mejor. Además, mientras he leído, he comprendido muchas cosas y he aprendido algunas otras, y de otras, me he dado cuenta de que ya las sabía. Extraña es la vida y todo lo que pasa en ella....
Recuerden que pueden comentar. En temas como estos, me gusta que se genere alguna charla aunque sea por mensajes. Es lindo saber la opinión de quienes me leen o se pasan por aquí.
Mis saludos a todos.
Publicar un comentario