domingo, 15 de septiembre de 2013

Madrugada de sábado...

3:39 am_ Domingo

Qué horas son estas para estar uno despierto? Pues, tratándose de un sábado por la madrugada, no está mal.
Aquí sigue lloviendo y lloviendo.
Otro fin de semana de lluvia. No me preocupa. Pero llueve. Y cuando llueve, en ocasiones, a uno le pega la nostalgia.
Y mientras escuchaba música hace un rato, te pensaba.
¿Qué estarás haciendo a estas horas? ¿Estarás intentando dominar tu aburrimiento, al igual que yo? ¿Estarás durmiendo? ¿Escuchando música? ¿Leyendo? ¿Con amigos? ¿Me pensarás alguna vez, aunque sea, por error?
¡Vete a saber!
Lo cierto es que yo te pienso.
Te pienso y me dan ganas de verte, de gastar la noche de mi preciado sábado contigo, charlando..no sé, de la vida, de vos, de mí..qué sé yo.
Pero no tengo la suerte de decir: "Salgo a la calle y seguro te encuentro". NO. Eso no ocurre en mi mundo.
Y debo recordar: "Quietud". Ok, me estoy quedando quieta. Pero si continúo así, terminaré echando raíces en este lugar.
¿Cómo te lo digo? ¿Cómo te lo explico? ¿Cómo hago para encontrarte en el lugar preciso, en el momento justo?
No sé tirar las cartas, ni tengo una bola de cristal ni sé leer las borras de té.
En definitiva...estoy a merced del azar.
Vos en tu órbita y yo en la mía.
No sé si algún día nos iremos a cruzar de manera que quedemos uno al lado del otro.
Quizás eso es algo que se da una vez cada mil años.
Y lo peor de todo es que, en noches como estas, la soledad se deja ver, se deja sentir.
Y no es que sienta pena por ello. La soledad me gusta. Pero es que ella y yo guardamos aquí un lugar para alguien especial, y ¿quién mejor que vos para ocuparlo?


Publicar un comentario