sábado, 28 de septiembre de 2013

Segundo día de mi diario.

9/9/2013
Lunes. 7 am.

 Ahora que venía mirando por la ventana del bus( por cierto, no es sencillo escribir), recordaba algo que nos decía la profe de Geografía, que las sierras cambian su color. Venía mirando y a estas horas tienen unos tonos rosados y verde oscuro. Claro que de seguro es por el reflejo del Sol en las rocas. Y recordé otro sueño que tuve ayer. Una parte.
Aparentemente yo estaba en algún lugar con mucho campo al rededor, era de tardecita y ahí nomás, no muy lejos, había un cerro(enorme). Y los colores que se reflejaban eran similares a los que acabo de ver en un cerro(cuyo nombre no sé). Y yo quería desesperadamente sacarle una foto e iba a buscar mi cámara.
Creo que luego de eso sucedía lo del sueño del mar, las olas y el hielo que conté en la entrada anterior.
 En fin, era eso.
Anoche volví a dormir un poco mal. Creo que no me conviene meditar por la noche.
Pese a todo, la meditación de ayer me agradó.
La primera era una para equilibrar los chakras, aunque en principio la hice mal., Esta noche volverá a repetirla.
La segunda meditación que hice tenía que ver con los registros Akáshicos. La respuesta fue: "Esperanza" y "quietud".(*No voy a contar de qué va la meditación, pues es largo, pero resumiendo, tenías que formular una pregunta e ibas a conseguir una respuesta, y esa fue mi respuesta).
Pero, ¿cuánto más tengo que estar quieta?
En fin, no puedo escribir más. Luego continúo.
----------------------------------------------------------------
9:15 am
Bien, ya estoy en la escuela. ¡Qué hermoso día! Y hace mucho calor. Ojalá y a partir de ahora, los días sean así.
Vamos, que estamos ya en setiembre.
En fin, hoy será un buen día.
Estoy de muy buen humor, espero que nadie me lo arruine. Claro que no sería culpa de nadie, sino mía, que dejo que cosas triviales me afecten.
Afuera hay un hermoso sol. Sería lindo pasar la mañana navegando en el mar. Nunca lo he hecho, pero se me acaba de ocurrir que debe ser algo hermoso.
Hace algún par de meses estoy necesitando seriamente estar en contacto con la naturaleza. Estoy como necesitada de estar rodeada de árboles, pastos y animalistos campestres.
Creo que ese deseo comenzó casi al mismo tiempo que empecé a meditar. Tendrá que ver?
¿Será que la oruga al fin se transformó en mariposa y ahora necesita volar libre por los cielos?
Sea como sea, ya casi es primavera y la primavera es una estación de cambios. Muere el invierno y con él, se van todos los miedos y cosas pesadas que veníamos acarreando y surge la nueva vida. ¿No es hermoso?
Que el ser, nuestra alma, pueda renovarse con el comienzo de una nueva estación? No sé, es algo que se me acaba de cruzar por mi mente. Y ahora que lo escribo, me da la sensación de que estas palabras vienen de algún lugar en mí, que se encuentra muy profundo, como un pozo.
Un pozo lleno de agua. Un agua clara, limpia, cristalina y quieta. Quizás, se encuentre en algún lugar de mi mente. Un lugar muy al resguardo.
 Desde que he comenzado a meditar, he tenido esa sensación de que, si me concentro bien, puedo tomar contacto con un lugar dentro de mí que hasta el momento no conocía.
Y la experiencia de ayer me hizo pensar que realmente había logrado mi conciencia escapar por completo de mi cuerpo y se había fugado a otro lugar. Suena loco, ¿No?
Siempre estuve interesada en los temas que se refieren a la mente. Es curioso. No sé, desde niña siempre pensé que la mente humana es fabulosa y capaz de obtener un poder inmenso si uno logra "expandirla". Y creo que me ha llegado el turno de hacer pruebas. Probaría con drogas, pero soy demasiado cobarde para ello. Así que lo que me queda es meditar mucho.
Demasiado.
Amo esa sensación de estar flotando, de ser una "nube". de ver cosas en mi mente. Aunque hasta el momento, son cosas sin forma. Todavía me da un poco de miedo traspasar ciertas fronteras. La mente es ilimitada, pero nuestros miedos ponen cercas para que no podamos cruzar hacia el otro lado. Quizás sea por nuestros instintos.

Ahora, el tema es ¿Cómo superar esos miedos para poder pasar esos límites?
Bien, creo que para eso vendría bien la meditación.
No puedo continuar ahora, debo entrar a clase. Sin embargo, intentaré plasmar lo que se me venga a la mente en mis tiempos libres. See ya!

No hay comentarios: