sábado, 28 de septiembre de 2013

Séptima parte de mi diario: Todos somos islas.

24/9/2013 Martes_ 17:36 hs_Rambla de la Mansa_Punta del Este

¡Qué delicia! Sentarme frente al mar sin nadie que moleste.
Solo se escucha el sonido del mar. A lo lejos, el ruido de un avión o más bien, una avioneta. Los pasos de la gente (muy poca) y algún auto que pasa.
de más, el sonido de las aves. Hay gaviotas, un venteveo(no sé cómo se escribe, creo que es la primera vez que lo escribo), y algún otro pájaro que no sé qué es.
Pero más que nada, el ruido del agua que invade mis oídos, penetra en ellos y se estanca en mi cerebro llenándome de paz.
Mientras, espero a que sea la hora para mi clase de italiano. Esto es demasiado tranquilo.
Las aves, no sentirán el frío del agua? Las observo mientras se zambullen en  ella en busca de comida y me pregunto, si no tuviesen la necesidad de buscar ahí en el agua, ¿lo harían de todos modos?
Allá en las rocas una botella. ¿Estará cerrada y tendrá algún mensaje dentro?
Siempre tengo la ilusión de encontrarme una carta de alguien desconocido, que me cuente algo de sí mismo.
recuerdo que cuando era más chica, había escrito una carta y la había tirado en alguna parte de la ciudad, para que alguien la encontrara.
Siempre me quedé con la duda de si habría tenido esa suerte: ser encontrada.
Y hace un tiempo atrás, se me ocurrió hacer lo mismo. No estaba muy segura de si hacerlo o no, pero ahora que pienso en ello, creo que lo haré.
Sí. Lo haré. A ver qué sucede.
A mí me ilusionaría mucho tener a alguien con quien mandarme cartas.
Hoy en día eso ya no se usa. Pensar, que teniendo todos los medios de comunicación que tenemos hoy en día, nadie los usa de la manera adecuada.
Y bueno, las cartas han caído en desuso. No estoy segura de que la juventud sepa siquiera cuál es el formato de una carta.
pero, en serio, sería muy divertido recibir cartas y tener que tomarme el trabajo de responderlas.
me acuerdo que en mi adolescencia, ni siquiera usábamos/teníamos celular.
 En mi época(sueno a vieja de 60 años), cuando teníamos que encontrarnos con alguien, la cita se arreglaba con anticipación. O usábamos el teléfono. Y hablábamos más. Nos contábamos más cosas. Hoy, chateamos por facebook o nos comentamos cosas por un muro. ¡Un muro! Justamente ha de llamarse así porque limita a la gente, las encierra, las aísla.
vivimos en el mundo del individualismo, donde sólo existe el YO y el "nosotros" se ha ido perdiendo día a día.
Es triste, pero cierto.
El sistema está tan bien planeado, que no nos damos cuenta. Vivimos en una sociedad, pero una sociedad individualista, donde lo colectivo ha dejado de existir.
"Más unidos" y a la vez, cada día más separados.
Cada uno en su isla. Será  eso lo que buscan quienes tienen el poder?
Separarnos? desunirnos? Descomunicarnos?
Tienen todas las de ganar. "Divide y triunfarás" probablemente sea su premisa. ¡Y vaya que lo han logrado!
Qué trsite...todos somos islas. Islas independientes. Y por más que haya cosas que nos "unan" como sociedad, la batalla ya está perdida. Suena un poco deprimente ¿verdad? ¿Estaremos a tiempo aún?
Yo también soy una isla, muy a menudo me siento así.
Y noto cómo cada día me aíslo más.
Siento que no pertenezco a nada. No soy parte de ningún grupo social, soy una cosa que está ahí. Que forma parte de un todo, pero un todo que ya no es visto en conjunto, sino que, es vista cada cosa por separado.

No. Mentira. Yo estoy aquí, a aquí pertenezco. A estas rocas, a esa agua, a esas aves, al aire, al cielo. Y todos ellos me pertenecen a mí.
Me niego a ser una isla más.

2 comentarios:

Rafael Casares dijo...

Yo también de chico escribía cartas y las dejaba por ahí para que alguien la encontrara. O copiaba poemas y los tiraba por abajo de las puertas. O me escribía mensajes en la mesa de la escuela con quien ocupaba mi mismo banco en la mañana. Todos somos islas, estoy de acuerdo, pero existen los puentes.

Laura O. dijo...

Uyyyy!! Ahora que decís eso de la escuela, me hiciste acordar que yo hacía lo mismo pero en el liceo. Qué lindo lo que me contás! Me sacaste una sonrisa matinal :D
Y sí, tenés razón, existen los puentes. El detalle está en construirlos y que además, sean sólidos.