sábado, 28 de septiembre de 2013

Sexta parte de mi diario. Una entrada que te dedico a vos. Otra más...

21/9/2013
 Y ayer te vi, dos veces por falta de una. Y, me pareció a mí o me diste vuelta la cara cuando te saludé?
 Me muero por un "hola" tuyo. Con que me digas "hola" ya me alegrás el día entero.
Pero claro, tú no estás enterado de eso. No te culpo. Cuándo seré menos cobarde como para decírtelo? De seguro cuando ya sea demasiado tarde. Soy una perdedora. No es novedad.
Además, ¿qué hago yo distrayéndome y pensando en vos y escribiéndote cosas que probablemente jamás leas?
Debería estar terminando mi trabajo y sin embargo, acá estoy, sin poder quitarte de mi mente.
Esto es bastante frustrante. Todas estas ganas de abrazarte y toda esta ausencia tuya...me derrota. Me quita las fuerzas. Me consume como una lengua de fuego que arde cada vez más, sólo para convertirme más rápido en cenizas.
Sos una debilidad, sabelo.
Tengo que seguir con mi trabajo. y acordarme de vivir. Y de comer. Y de tomar agua.
Aunque podría pasarme el resto de la noche pensando en vos(que es obvio que así sucederá).
Y esta noche, seguramente salga y tendré la esperanza de cruzarme de casualidad contigo, aún sabiendo que ni por asomo ocurrirá. Y regresaré a casa, nuevamente, a soñar que te tengo a mi lado, ya que es lo único que me va quedando.
Al menos esta noche habrá pizza. Y un buen rato con amigos. Eso espero.

22/9/2013
3:15 am. sábado en un pub de la ciudad. Madrugada.

Aquí, transmitiendo desde el planeta Tierra. TODOS, aquí TODOS menos vos.


Publicar un comentario