lunes, 21 de octubre de 2013

Undécima parte de mi diario....Octubre. Fin del mundo se aproxima(me gusta exagerar, lo sé).

1/10/2013_martes

Wow! Hoy es primero de octubre. Increíble. Realmente. En dos meses, chau clases y Hola vacaciones.
En dos meses, LIBERTAD!
Pero, en dos meses, quizás menos, ya no te veré los lunes. Si no me apuro, si no aprovecho la menos oportunidad de decirte lo que quiero decirte, estaré perdida. El año que viene quién sabe si te volveré a ver.(igual, no quiero esperar).
(y de aquí en más, desarrollé una serie de planes, A, B, C, D, alfa, gama, beta, etc para que te enteres de una vez por todas, entre ellos, contactarte por facebook, pero no sé tu nombre. Así que descartado. Averiguar tu nombre, pero está complicado. Medio descartado. Rogar por que nos toque juntos en el bus. Lo cual queda a la suerte y es sabido que de eso, no tengo. Descartado. Y como último plan, raptarte. No suena mal, eh?)....

---------------------------------------------------------

17: 30 pm_Playa Mansa

Como cada martes, para esperar a que sea la hora de italiano, me he sentado en el mismo lugar de siempre a escribir. Pero hoy no estoy sola. A mi alrededor hay varios gorriones(10 llegué a contar). Ni siquiera se preocupan por mis movimientos. Simplemente están ahí, contemplándome, al igual que yo a ellos. Son tan pequeñitos y regordetes que me dan ganas de tomarlos en mis manos y hablar con ellos. Han de tener mucho que contar. En qué pensarán? Cómo me verán? Seré algo extraño para ellos?
Un poco más lejos en la arena hay una familia. Dos adultos y un niño o niña, no lo sé. La mujer, con una cámara muy linda, le toma fotos.
El ruido del mar, hoy con olas, alborotado por el viento.
Más lejos hay una máquina de esas, con una especie de pala excavadora. Es bastante grande. Iba a sentarme por ahí, pero luego recordé que esas máquinas me ponen nerviosa, inquieta. Me dan algo de miedo. No sé por qué me dan la sensación de que de un momento a otro cobrarán vida y me atacarán.
Me hace recordar a un video de Chemical brothers cuyo nombre ahora no recuerdo, en el que un hombre alucina que las máquinas lo acechan.
Y me da la sensación de que parecen una especie de dinosaurios mecánicos. Mejor dicho, acotando más, parecen  T-Rex mecánicos.
Y ahora que digo dinosaurios, recuerdo que cuando era chica estaba obsesionada con ellos. Recortaba todo tipo de material y láminas que encontraba sobre ellos y los pegaba en una libreta y anotaba información. Por aquél entonces, quería dedicarme a eso. A estudiar dinosaurios. Más bien a estudiar sus huesos, a armar sus esqueletos.
Me pregunto en qué momento nació mi amor por los animales y las ciencias y me doy cuenta que lo tuve siempre. Quizás en otra vida me dedicaba a eso.

Hay sol, pero hace frío.

No hay comentarios: