martes, 10 de diciembre de 2013

Alas a mí!

Bueno, debería estar durmiendo ya pero voy a hacer una entrada especial para contarles que mis bellos gusanitos de seda ahora son unas lindas mariposas. Ya salieron tres de su crisálida y una está haciendo fuerza para salir. Es raro, debería haber salido ya, pero no sé...
Lamentablemente, en el camino, uno murió. Creo que fue porque no logró hacer la crisálida. Pobrecito. Me da mucha pena.
Y de los otros 10, ya 4 son mariposas. Faltan los restantes 6. Estoy deseando verlas a todas. Y les dejo unas fotos ahora.

Por otra parte, contarles un poco mi día. No sé, hoy tuve una leve recaída....cosas de estas fechas. Y justo estaban hablando hoy de no sé quiénes y del cáncer y de la muerte de no sé quién y no pude evitar pensar en papá y todo ese rollo. Tampoco pude evitar ponerme a llorar. Es que...sin dudas sigue siendo una herida que no ha cerrado del todo, por más que yo me haga la fuerte y saque pecho contra el mundo y la vida.
El problema son estas fechas.
El otro día mientras armaba el arbolito, recordando que siempre lo armábamos papá y yo, pensaba que de última, si no lo armara, de hecho, si no celebráramos la Navidad este año, no sería gran cosa.
Porque la verdad, es que ya me da igual. No es lo mismo.
No es lo mismo desde que papá no está. Y este año va a ser peor....porque seguramente estemos mamá y yo solas. No sé, mi hermano creo que va a estar trabajando en esas fechas.
No puedo, en ocasiones, traer a mi mente para este mundo y que se deje de andar dándole vueltas a temas que ya fueron. Que ya deberían estar superados. Si bien no me deprimen, digamos que no es que me resbalen. Cada vez duele menos, pero las ausencias de los seres queridos no solo se notan en el día a día, sino que se notan siempre. Y más en diciembre o ciertas fechas o acontecimientos especiales.

En fin...intenté disimular hoy, pero mis alumnos se dieron cuenta y me preguntaron qué me pasaba. Y qué les iba a decir? Darles toda esta explicación cuando sé que hay algunos a quienes también les falta el padre o la madre? Incluso cuando siguen en este mundo....Opté por decir que no me pasaba nada, que eran cosas mías. Igualmente, una de mis alumnas me abrazó fuerte y me dijo que me quería mucho. De qué me voy a quejar? Si tengo a estas personitas especiales que me llenan día a día de felicidad? Son como mis ángeles guardianas, pero en la Tierra.
No, no me quejo de nada. Soy la persona más afortunada del mundo. A veces me tropiezo y me duele, como es obvio, pero no tengo nada de qué quejarme.
La vida sigue. Y no hay más remedio que encararla.

Pasando a cosas más positivas....se nos va el 2013. No sé si es positivo o no en realidad, pero a mí me gusta comenzar un nuevo año y proponerme desafíos. Todavía no tengo claras cuáles son mis metas para el 2014. Como no pienso en el futuro, me da igual. Llegado el momento, se verá.
Pero, no se les hace que este año se pasó más rápido que el anterior? El tiempo es como un huracán y te arrastra con él.
Aunque hay otras veces que el tiempo nos pasa por al lado y uno ni cuenta se da. No sé cuál de los dos extremos es peor.

Bueno, eso era todo porque ya es muy tarde.
Yo, sigo esperando mi última chance del año para abrir mi bocota y meter (o no), la pata, en cuanto me cruce con...pero sigo sin tener la suerte. Y los días se pasan sin ninguna novedad. Me tiene un poco...iba a decir cansada, pero esa no es la palabra....no sé...me tiene ansiosa. A lo mejor, ese es el término correcto.
Buenas noches gente. Nos vemos en la próxima entrada.

Les dejo las fotos.





No hay comentarios: