lunes, 2 de diciembre de 2013

Diciembre, diciembre!

Y bueno...como quien no quiere la cosa, diciembre se ha acercado y se nos vino con bastante calor. Y ya era hora...estamos a menos de un mes de comenzar el verano y parecía que amos a seguir con frío. Igual, este fin de semana, extrañé la lluvia a la que ya me venía acostumbrando.
Y hablando del fin de semana, les cuento que el mío fue de lo más variopinto.
De la semana pasada no tengo nada que contar, salvo que el jueves vi a...ustedes ya saben quién, y fue medio así como que de la nada, porque no me lo esperaba, pero ni siquiera tuve la chance de intentar decirle "hola" y mucho menos, de lograr mi estúpido cometido. Pero, punto y aparte -de momento-.
El viernes estaba tan cansada, que me dormí más temprano de lo habitual, así que fue casi como si no hubiera existido.

El sábado si mal no recuerdo, me levanté relativamente temprano y estuve todo el día cocinando(sí, de vez en cuando, hago muestra de mis dotes culinarios a la gente -que vive en casa- y cocino algo rico).
Aparte de eso, estuve concentrada pintando, avanzando en un óleo que estoy haciendo.
Y en la noche, salí con mi hermano y mis amigos. Fuimos a ver a una banda que tocaba, pero como siempre, nos quedamos afuera del pub conversando. No sé por qué, pero ir ahí y decir "vamos que hay una banda hoy?" es medio como para poner un pretexto, porque en realidad, siempre terminamos afuera(incluso en pleno invierno), conversando sobre diferentes cosas. Y esta vez, alguien estaba hablando no sé de qué y comparó a una aceituna con la vida. Todavía sigo intentando interpretar la metáfora. aparte de eso, hablé sobre las meditaciones con unas personas conocidas y sobre sexualidad con otra. Ese mismo sábado descubrí que la banda que tocaba no me gusta y que el Jack Daniels no da resaca. Nunca tomo whisky(o como se escriba), pero hice una pequeña excepción esta vez. igual, sólo tomé dos vasos. No era como para resaca, pero con cualquier otra bebida, hubiese muerto de jaqueca al otro día.
A lo mejor, uno con los años se va poniendo exigente con lo que toma....en fin. Da igual.

Y finalmente el domingo....a ver...fueron muchas cosillas. Me levanté más o menos temprano, fui a la feria para ver si conseguía comida para mis cobayitos y me volví con dos libros(y la comida de mis pequeños, al carajo. Es que no había).
Después seguí haciendo mandados para que mamá cocinara. Luego, no sé qué hice exactamente. Más tarde me puse a probar los acrílicos y pinté unos caracolitos que tenía en casa. Ah, sí, ya recuerdo qué fue lo que hice antes: estuve buscando los caracoles. Y resulta que encontré unos entre unas plantas. Uno de ellos era grande y cuando lo doy vuelta, en su interior, resultó ser que unas arañas vivían ahí. Entonces estuve pensando si decorarles su casa o no, pero al final decidí que quizás el acrílico fuera tóxico y que si pintaba el caracol, se iban a morir.  Mi madre hubiese dicho: "mata a esas arañas", pero no se enteró y dejé el caracol donde estaba. Peleé un poco con una araña, que parecía bastante enojada y luego la dejé en paz. Y con un palito saqué un cadáver de otra araña que estaba enredado en su tela de araña(of course! Dahhh), y justo pasaba una hormiga loca por ahí, frente a mí, entonces le ofrecí el pequeño cuerpecillo muerto. He aquí que la hormiga enloqueció(más loca de lo que ya son, pobres), y comenzó a cinchar del cadáver. Ella cinchaba para allá y yo para acá. Esos bichos están como locos, fuera de broma....si un día me muero en el patio de mi casa, no van a tener que llamar a ningún enterrador, porque las hormigas me liquidan de seguro xD Ok, no...o sí.
Y mamá dijo: "deberías comprarte un microscopio", y yo le dije: "hace años que quiero uno, pero salen muy caros"(en realidad, por dentro pensaba: "El día que tenga un microscopio en mis manos, seré una de las personas más felices del mundo e incluso, voy a montar mi propio laboratorio en casa"). Y es que en realidad, nadie se imagina lo felíz que soy, el sentimiento de placer total que me causa estudiar todo aquello que tenga relación con la naturaleza y la biología(sobre todo, con la zoología). Solo las personas que sienten lo mismo que yo, que realmente amen esas ciencias, pueden entenderme. Además, la microbiología me parece hasta por demás genial e interesante.
Si me preguntaran qué profesión amaría por el resto de mi vida, yo contestaría, sin dudas, que la biología. Por eso tengo que apurarme en hacer 5to y 6to de biológico e irme a estudiar a la facultad de ciencias, antes de que no tenga más tiempo de mi vida. Eso sería con lo único que me casaría en mi vida. Mi mayor pasión y locura. Bueno, pero en fin.
 
Y bueno, pinté los caracolillos(parezco Flanders hablando, perfectirijillo) y luego....creo que me dormí media hora.
Después apronté mi mochila(un libro y mi diario), y me fui a la rambla a leer. Pero en el camino me encontré con unos libros de Onetti y un paquetito con 5 cds de música clásica y me vine con ellos después, porque fue una especie de iluminación cósmica, una voz celestial que me dijo: "llevatelos a casa, llevatelos". Y bueno, hice caso :/
Los cds son de un músico noruego, cuyo apellido comienza con G, pero no me sale ahora. Escuché dos en casa, cuando llegué y la verdad, me encantó la música. A mí más o menos siempre me agradó la música clásica, pero recién el año pasado comencé a prestarle más atención. Y la verdad, no sé nada, pero.....tengo todas las vacaciones para aprender.
 Bue, eso es todo por el momento. No me puedo extender más porque debo entrar a trabajar.
Una cosa, saben qué? Faltan 15 días para mis vacaciones!
Chau.

2 comentarios:

Pablo Baubeta dijo...

Me mató lo de la comparación de la "aceituna con la vida" jaj fue muy comica esa noche.
Pablo B

Laura O. dijo...

Sí, la verdad es que fue algo medio extraño. Aunque no sé muy bien de qué estaban hablando exactamente. Pero como a mí me gustan las aceitunas, lo asocié con algo bueno....jajjajajajaja