viernes, 7 de marzo de 2014

Tengo problemas mentales...serios.

Ehmmmm, hola?
Bueno,  no sé. Yo estaba esperando a que se me ocurriera un tema super genial sobre el cuál escribir y destornillarme de risa poniendo pavadas, pero...
Busqué incluso en google "temas graciosos para escribir en un blog" pero no salió nada. Por ahí daban la idea de escribir un tutorial, enseñar a hacer algo a la gente. Y qué puedo enseñar yo aparte de cómo ser un/a pelotudo/a y no morir en el intento?
Bueno, enotonces, me puse manos a la obra. Lo primero que hice fue poner a The Darknes y la canción "I believe in a thing call love" porque el video me parece muy gracioso y supuse que así, inspiraría mi boludez un poquito más. Pero....aquí estoy, pensando( voy a tomarme unos minutos para reflexionar).

Bueno, en realidad, me tomé como dos horas en las cuales no reflexioné, ni pensé siquiera sobre qué podría escribir. De hecho, había abandonado la idea de escribir sobre algo hasta que de pronto...PAF! Se me prendió la lamparita...o no.

Hay algo sobre lo que siempre quise escribir, pero justo se me ocurre cuando estoy en los hechos y luego me olvido. Vieron que la inspiración llega siempre cuando uno menos la espera. A mí me llega cuando me estoy bañanado...por ejemplo. Claro que es imposible estar con un papel y un lápiz en el baño. A menos que uno vaya a cagar y se lleve una revistita de esas de crucigramas o algo por el estilo. Pero justo no es mi caso. No leo cuando hago mis necesidades. Porque sí, también voy al baño, como todos los demás. Aunque por ahí a veces a las minas se les hace difícil admitir que también van al baño a hacer popó. Igual que la gente que no admite que mira porno o se masturba. Pero me estoy yendo por las ramas porque no es de eso de lo que quiero hablar.
El tema de hoy transcurre en un lugar al que seguro todos van. No, no me refiero a cuando salen de putas a un pub.
Estoy hablando de esos lugares a los que uno va a....proveerse de comida. Esos lugares gigantescos al que la gente civilizada le llama.....SUPERMERCADOS.
La cosa es así: me voy a poner a cocinar y justo en ese momento me doy cuenta de que me falta el pan rayado. Me pasó hoy de hecho. Quise aprovechar lo que tenía en casa así que, con todas mis bolas, agarré pan viejo(que siempre hay porque mi madre tiene el trauma de comprar pan como para 7 personas cuando en casa solo vivimos tres.En fin). Agarré el rayador, pan viejo y con toda mi buena onda, me puse a rayar. La cuestión es que era un trabajo duro que abandoné a los tres minutos porque vi que no tenía sentido. Entonces le dije a mi hermano: "Che, andate hasta el super y traeme pan rayado", y él me pregunó: "En qué parte está el pan rayado?"....Y yo quedé tipo....Y qué sé yo dónde carajo está el pan rayado!.
Bueno, todo esto lo conté a modo de introducción. Al final llegó mamá y solucionó todo porque resultó que había pan rayado en casa. Pero, ese no era exactamente el tema.
Yo iba a hablar de los supermercados, no del pan rayado ¬¬

Vieron que los supermercados son esos lugares donde uno encuentra de todo un poco. Yo he llegado a creer incluso, que la gente que se encarga de diseñar la disposición de las cosas en las góndolas conspiran contra la humanidad. Son una especie de robots que se alimentan de la ilusión de la gente buena (?
(Existirá ese laburo? "Diseñador de disposición de artículos en las gódolas". No sé, no suena muy bien. Pero alguien debe encargarse de eso. Un misterio de la vida sin resolver.)

Es como entrar a la fábrica de Willy Wonka: tantas cosas, que no sabés para dónde agarrar primero.
Es como ir al país de las maravillas, sólo que sin Alicia y sin Cheshire y sin la Reina de Corazones.
En ocasiones, cuando voy por una lata de champiniones, me quedo fácil 15 minutos decidiendo cuál llevarme. Que estos porque ya están cortados. Pero no sé, esta marca no me da mucha confianza. O esta marca puede ser, pero no están cortados, es el doble de trabajo...
Por qué no ponen una sola marca y listo? No, te meten 20 variedades distintas. Loco, es que...me marea!
Y pase lo que pase, nunca, pero NUNCA logro encontrar lo que busco.

La cosa va así: la mina va al super re copada pensando que va a encontrar lo que busca y que se irá pronto a casa.
Pero no. NO señor, no es tan simple. Cada vez que voy al super estoy una hora, fijo.
Primero: la gente que se para en medio de las góndolas mirándolas como si estas fueran alguna especie de altar en el cual adoran a los fideos, a la harina, a los champiniones, a las ciruelas secas,qué sé yo. Encima andan con esos carros enormes para transportar 5 cosas! Vamo' arriba!
Segundo: entrás a buscar, por ejemplo, palitos de esos para hacer brochettes(o como se escriba). Dónde carajo están esos palitos? Lo primero que uno piensa, es que van a estar en la parte de artículos de cocina. Tonces, vas hasta ahí....pero nada.
"Ok", piensa uno, "deben de estar en la parte de cosas de cotillón". Contento uno porque se le ocurrió esa magnífica idea, va hasta ahí....pero nada. Nuevamente.
Ok, entonces, tampoco están ahí. Y dónde carajo están? Y te pasás media hora recorriendo el super en busca de los palitos.En plan: "Hola, no tenía nada entretenido para hacer en casa y por eso vine a pasear al super". Te sentís como los personajes de la película de Blairwitch, cuando andan por el bosque caminando en círculos.
En esa recorrida, ves el  papel higiénico y manoteás un paquete.Luego recordás que no hay mucha harina.Manoteás un paquete. Después ves la leche y te acordás de que la que hay en casa va por la mitad, así que te llevás una. Y luego pasás por la góndola de los dulces y tardás una hora en elegir si llevar chocolate con maní o chocolate con pasas. Agarrás el paquete de chocolate con maní. "Pero, mejor no, voy a probar el chocolate con pasas".
Dejás el chocolate con maní. Agarrás el chocolate con pasas. Pero de pronto ves caramelos de dulce de leche y ahí sí,  el desmadre, como dicen los....mexicanos? Bueno, eso. Con todo lo que ya tenés en la mano, mientras agarrás una bolsita para poner los caramelos,se te cae todo al carajo y puteás de lo lindo a toda jeta: "la concha de la lora" mínimo, para demostrar que te dio rabia que se te haya caído todo, viste?
Ok, juntás todo, metés los caramelos en la bolsa, dejás el chocolate con pasas y  pensás: "bueno, ya tengo todo lo que vine a buscar. A la caja a pagar!".
Y de pronto: "Momento! Tengo que llevar queso". Vas hasta la parte de fiambrería. Una hora para que te atiendan. Cuando te toca(y esto me pasó hace poco):
La tipa que atiende: - Hola, qué vas a llevar?
Yo: - Mirá necesito un queso, blando.
La tipa: -Cómo para qué?
En un segundo pensé, mientras sonreía: "La reconcha de tu hermana, pelotuda, qué te importa para qué quiero el queso? Seguro que para usarlo como esponja de tocador no es".
-Y....como para comer" le dije. Y me tuve que aguantar la risa.
Me queda mirando...Momento incómodo. Y ahí a la bartola le dije: -Mirá, dame de ese.
La mina lo agarra y bueno,  me da de ese. Me voy de fiambrería. Uffff, safé del papelón.
"Ahora sí, a la caja! Avanti que la victoria es nuestra". Llegás y hay una cola de ahí a la Luna.
Hacés la cola de  puta madre. Y justo esa caja resulta que se atascó y la otra que está abierta, tiene casi la misma cantidad de gente y encima esa gente lleva más cosas que la gente de tu cola. Ok, te quedás ahí, te aguantás como campeón. Cuando finalmente llegás a la caja, sonreís como pelotudo. La cajera ha de pensar: "qué persona tan alegre esta". LO que no sabe es que en realidad estás pensando: "Al fin me tocó a mí, la puta madre! Se me dio".
Para cuando salís del super, te sentís el rey del mundo. Lograste tu objetivo.
Llegás a tu casa, sacás todo de las bolsas, ponés cada cosa en su lugar y procedés a hacer lo que tenías que hacer.
"Y los palitos de brochettes??? La puta madre, me los olvidé!".
Y ahí largás la puteada mayor: "La re concha de la lora, la reputísima madre que lo recontra requete parió", tirás todo a la mierda y decidís ir a acostarte sin comer.



Publicar un comentario