sábado, 10 de mayo de 2014

Mierda!

Que me muero ahora mismo por decírtelo todo.
Me muero por sacar todo esto que me pasa con vos ahora mismo.
Mierda!
No. Debería haberme ido a dormir en vez de seguir aquí.
Pero, qué puedo hacer al respecto?
No sé, no es justo esto. No es justo que mis palabras queden diluidas en la nada. Ni es justo que te diga nada. Para qué? De qué serviría?
Pero me muero un poquito más.
Yo no sé exactamente cuánto tiempo más lo pueda soportar, ahora que estás ahí. No lo sé.
Y si escribo todo esto ahora, es porque necesito desahogarme en alguna parte donde nadie me juzgue por mis actos, y qué mejor que aquí?
Pero, tampoco tiene sentido. No tiene sentido que de esto se entere cualquiera menos vos. A mí no me interesa llegarle a cualquiera, sólo me interesa llegar a vos. Que mis palabras te toquen, de alguna manera. Que te rocen.
Ta. Todo esto es muy infantil. Me callo. Me voy a encerrar en mi caparazón para que nada me toque.
Soy fuerte. Puedo hacerlo. Puedo escabullirme del mundo. Puedo.
PUEDO.
Publicar un comentario