sábado, 3 de mayo de 2014

Uno no es normal porque no quiere.




Unas fotos que saqué hoy y algo que escribí hace un rato.

No te preocupes si ves máscaras, puesto que éstas tarde o temprano, caen.
A veces uno sólo desea pasar sin que nadie lo note.
No tiene sentido preocuparse por descubrir ahora las cosas. Todo en su momento.
Todo en su lugar.
Vamos transitando pasillos a oscuras, pero es sabido que la oscuridad no puede durar por siempre.
Las luces terminan encendiéndose. El Sol termina saliendo. El velo termina cayendo.
Lo que debe ser, ES. Y no hace falta desesperarse por verlo.
Aunque tampoco se puede vivir al borde de la mentira.
Tenlo por seguro, yo no te voy a mentir si me preguntas. Voy con la verdad.
¡Que comienza la danza de las máscaras! ¡Bailemos hasta que se caigan!
Veamos hasta dónde somos capaces de llegar.
Y espero perder y que pierdas conmigo.
La vida es un juego. Pongamos las reglas.
Y que gane el mejor.
C'est la vie, mon amour.



No hay comentarios: