jueves, 10 de julio de 2014

Hábitos nocturnos...vivir por la noche y no morir en el intento.

Miércoles_ 4:42 am

Por ahora es miércoles. No será jueves hasta que no me duerma y despierte.
Aunque en teoría, es jueves.

Y eso es lo que tiene llevar una vida nocturna.
Recuerdo que desde muy niña tengo esta costumbre.
Me lo paso mejor viviendo por la noche que en el día.
No sé, quizás ya nacemos con cierta predisposición a "vivir" en determinados horarios mejor que en otros.
Será?

Lo cierto es que siempre tuve esta costumbre y es imposible erradicarla de mis esquemas de...¿sueño?
Obviamente que durante la época de trabajo no me puedo hacer la loca.
Lo haría, si es que tuviera tiempo de echarme una siesta. Pero no lo tengo.
Así que me tengo que conformar con ese horario sólo en épocas de vacaciones.
Me paso todo el año añorando las benditas vacaciones.
Y cuando finalmente llegan, todos los años el mismo cuento: me digo: "Bueno, este año intentaré llevar un horario de sueño "normal", como la mayoría de las personas. Dormir por la noche, vivir durante el día. Sí. este año lo haré."
¿Y qué pasa luego?

Bueno, lo de siempre. Comienzo las vacaciones siendo relativamente "normal" pero luego se va todo al carajo.
(Aquí hice un corte porque estaba escribiendo mientras cargaba un videojuego que me regalaron anoche. Así que cuando finalmente cargó, me dispuse a jugarlo).

Retomo:
Y como decía, todo se va al carajo.
Sin irme muy lejos nomás, había empezado estas vacaciones casi de lo más bien, pero ya ven...la hora que es y no me ido a dormir.
Son las...6am. Y todavía tengo para un rato más porque tengo pensado ponerme a leer un poco ahora antes de dormir.

Y sinceramente, disfruto esto. De veras.
Lo malo es que no hay quien siga mi ritmo.Por ende...las horas de soledad se multiplican. Y ojo, no me quejo.
Pero claro, no tengo a quien ver ni con quien hablar.
Y quizás mejor así...o quizás no. Qué sé yo.
Quienes transitamos los caminos de la noche, vagamos solos....al menos, por momentos.

Iba a escribir que a veces me dan ganas de ver gente pero...en realidad...mentira.
O sea, de vez en cuando sí. Por voluntad propia incluso.
En fin, que voy a dejar de escribir para desayunar algo y mientras, leeré.
Además, voy a acostarme porque tengo los pies helados.
A veces no sé si odio el invierno o si me gusta.
Estoy en duda todavía.
Aunque en realidad, ya deseo que sea verano.

6:20 am. Me retiro.

Por suerte que ahora de grande ya no me dicen que apague la luz.
Cuando era más chica y llegaba cierta hora de la noche, me hacían apagar la luz para que me durmiera.
Y recuerdo que sufría horrores porque, había tantas cosas qué hacer durante la madrugada, como leer, escribir, escribir o dibujar. En eso gastaba yo mis noches.
Y lo peor que podían decirme, era que apagara la luz.
Además, obviamente no me podía dormir.
Estaba horas intentando conciliar el sueño y era imposible.
Al otro día, siempre muerta de cansancio.
Pero por suerte ahora...la luz ¿es mía?


No hay comentarios: