sábado, 12 de julio de 2014

No sé qué fecha es hoy...

No tengo en dónde mirara ahora (cabe aclarar que estaba escribiendo en mi diario y con la pc y el celular apagado, por tanto, no tenía dónde mirar la fecha).
Sé que son casi las 8 am del sábado.
¿Sábado 11 o 12?
Ah, creo...sí, sábado 12.
¡Qué de menos! No he dormido. Pero eso no es lo que está de menos.
Lo que está de menos es que ya sea sábado y por ende, último finde de vacaciones.
Quiero seguir así. ¡Qué horrible volver al mundo real! Jajajaa (No me causa gracia en realidad).
Para festejar, estoy leyendo a Einstein y la Teoría de la Relatividad.
Y me duele un poco la cabeza.
Y hoy me pasé todo el día estudiando italiano. Creo que metí demasiada información en mi disco duro.

Necesito dormir un poco.
¿Y hoy qué pasará? Estoy un poco ansiosa por saber. Aunque sospecho más o menos cómo será la cosa hoy.
Aunque quizás me equivoque y a lo mejor, el destino se pone de mi lado.
Pero si el destino se pusiera de mi lado, eso quiere decir que los acontecimientos podrían ser o no los que yo me espero.
Porque, podría ser que yo espere que suceda tal cosa, pero, quizás que eso no es lo mejor.
Entonces, si el destino actuara a mi favor, lo que yo espero no sucedería si no fuera lo mejor, sino que los acontecimientos serían muy distintos a lo que quiero.
Y así, terminaría diciendo que el destino se va al carajo y no está de mi lado. Aunque en realidad, si estaría de mi lado. ¿Se entiende?

Pero, ¿cómo puedo yo estar segura de lo que sería bueno?
Como no lo sé, culparé al destino si no sucede lo que espero.
Obviamente.
Entonces, para eso, lo mejor es no pensar en el destino y todas esas patrañas. Y terminar concluyendo que en realidad, todo lo que nos sucede es fruto de cada decisión que tomamos y de cada paso que damos.
Y en todo caso, eso ya lo tengo bien claro.
Pero a los humanos nos gusta pensar en cosas como el destino y las casualidades.
Pero lo cierto es que toda nuestra vida no es más que un mar de CAUSALIDADES.
Cada acción tiene su...¿reacción?
Sí, eso mismo.
Por ende, lo mejor que podría hacer ahora mismo, sería dormir, dado que si no lo hago, se me derramará el cerebro por la naríz. Mínimo.
Pero aun así, quiero seguir escribiendo y leyendo.
A la vez...
Pero no es posible eso. ¿Qué hago?
Lo decidiré en cuanto cierre este diario.

Fin de la transmisión. Cjjjjjj.

No hay comentarios: