jueves, 19 de febrero de 2015

FIN de las vacaciones.

Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! Cómo están? Sigo viva todavía...de momento.
Todavía no me han raptado los aliens y todavía no me he tirado del octavo piso. Bien por mí!
Se acuerdan de que antes escribía más seguido por acá? ja.
Bueno, ofrezco mis disculpas, pero tengo excusas, como todo el mundo. Tengo excusas.

No sé....en dónde habíamos quedado la última vez? Hasta mi paso hacia la independencia había llegado...eso recuerdo.
Bueno, y luego sucedieron unos tiempos medios oscuros y el cansancio de fin de año. Y después comenzaron las vacaciones. Y no recuerdo si escribí algo en las vacaciones.
Mi memoria a largo plazo no funciona. Creo que alguien apagó una especie de interruptor en mi cabeza y ha dejado de funcionar todo este tiempo.
Si ustedes me preguntaran: "Laura, qué hiciste en tus vacaciones?", yo les contestaría algo como: "....y bueno...no estoy segura......respirar, respiré, porque sigo viva. Aunque puede que haya muerto y que la muerte sea como la vida pero en una dimensión paralela, como en la película de "los otros" y yo crea que estoy viva,  pero en realidad, no".
Dado a la poca actividad que he tenido, la verdad es que, bien podría decirse que soy una muerta en vida. Y todo esto, por qué? Bueno, se sucedieron una serie de cosas y todo comenzó con mi independencia. Sí, sí. Ese fue el factor desencadenante de todo.
Son cosas demasiado personales y no sería bueno que las contara acá. Imagínense, ni mis amigos están enterados de todo el quilombo que tengo en mi cabeza, así que, sería injusto que lo contara acá. Por las personas involucradas y por mis amigos, que serían los que tendrían que enterarse por mi propia boca.
Hablando de eso, de hablar...me he puesto una meta para este año. Pero voy a empezar por el principio de todo.
Ya he dicho yo en alguna ocasión que prefiero no hablar. Para ser sincera, detesto hablar e interactuar con humanos. O con la mayoría, por lo menos. Por suerte existen los animalitos!
Bueno,la cosa es que estoy intentando ser más "abierta" con mis amigos y contarles más mis cosas, pero no me sale mucho.
He tenido dos ocasiones en las que discutí con alguien muy cercano a mí y terminé llorando mucho de rabia y en ese momento intenté, pensé en llamar a algunos de mis amigos, pero después decidí que:
-Necesitaba hablar con alguien YA(y por el momento, nadie puede teletransportarse de un lugar a otro).
-Y luego pensé que el llanto se pasaría pronto,  por lo que no era necesario molestar a nadie.
Y bueno,así fue. El llanto terminó pronto. Llorar es como una liberación a veces.
A veces.
Pero, regresando al tema, realmente he intentado acercarme más a mis amigos para contarles lo que me está pasando,pero se me hace tan difícil. Qué complicado es intentar abrirse a otros cuando uno se ha pasado la vida entera ocultando sentimientos!
Y por qué siempre pienso que lo que me pasa no es importante como para contarle a los demás? Siempre tengo esa sensación de que lo que voy a contar no es relevante en lo más mínimo y al final, termino haciendo silencio, como niña buena. Pero bueno, eso tiene que terminar. Por eso, me he puesto eso como meta del año: decir lo que pienso. No guardarme más nada.Mandar a la mierda si tengo que mandar a la mierda a alguien.
En dos días voy a estar cumpliendo 31 años y no puede ser que yo siga diciendo "Sí",por no saber decir "NO".

Bueno, pero en fin....que tuve estas vacaciones que han sido las más espantosas de mi vida desde mi adolescencia. Por eso ahora estoy deseando empezar a trabajar de nuevo y ya me quedan un par de días.
Este año va a ser genial, mejor que el anterior. Sobre todo, porque llegado fin de año me voy de esta ciudad. Y va a ser un nuevo comienzo y va a ser genial porque ya no voy a tener que madrugar para viajar. Y voy a vivir cerca del mar y eso es lo mejor de todo!
Pero, aparte de las cosas "malas " que me pasaron en vacaciones, cabe destacar algunas cosillas que me vinieron bien.
Primero, dejé de fumar. Y comencé a hacer ejercicio, aunque estas últimas semanas, lo dejé de lado por "problemas técnicos".
No jugué tantos videojuegos como me hubiese gustado, pero miré series que tenía pendiente.
Además de eso, tuve tiempo para pensar de sobra. Leí poco y eso es lo que más me pone triste de las vacaciones.
No salí a ningún lado, vi a poca gente, y en realidad, me alegra, porque no he tenido ganas de ver a nadie, salvo a mis amigos.
He aprendido a vivir con mi soledad y la verdad, es que me gusta mucho más de lo que me imaginaba. Esto de vivir sola, de administrarme por mí misma es mucho mejor de lo que pensaba. El hecho de no depender de ABSOLUTAMENTE nadie, me encanta. No le debo explicaciones a nadie, me puedo valer por mí misma. Y hoy en día, puedo decir "Gracias papá, por romperme tanto las bolas con que estudiara y me valiera por mí misma", porque si no hubiese sido por mi viejo (y también mi vieja), que me hincharon las pelotas hasta el cansancio, repitiéndome día tras día de que estudiara, vaya a saber qué clase de pelotuda sería hoy en día.
Y soy una tremenda pelotuda, pero me valgo por mí misma. Y la sensación que te da eso, nada lo puede superar. Créanme: la libertad no se compara con nada más en el mundo.
Claro que, ser independiente y tener esa "libertad", puede significar también vivir en la completa soledad. O eso parece.
Pero tampoco es tan malo, dependiendo siempre, desde qué punto de vista se lo mire....

En fin, que éstas, como vacaciones, han sido una reverenda caca.Pero....bueno,vamos por una vida nueva. Ya estoy despierta de nuevo.


Publicar un comentario